EL MEJOR MAESTRO ES EL MAESTRO MUERTO.

EL MEJOR MAESTRO ES EL MAESTRO MUERTO.

No el que muere de modo natural sino el que se practica el Harakiri mientras todavía late el corazón físico y la sangre circula por las venas. Ese es el Maestro, el que desaparece, el que se deshace de toda importancia, de toda identificación con la individualidad y el mundo físico, incluso cuando todavía lo camina. Ese ser se contempla a si mismo, a las herramientas y conocimientos que tanto lo impulsaron y tanto esfuerzo le supuso llegar a conocer y simplemente se desvanece, se deshace de todo.

Ocupa el lugar del observador, sabe que no es importante ni él ni la herramienta sino su uso cuando nace espontáneamente en el movimiento existencial.

Recursos valiosos como el Chamanismo, el Yoga, la Meditación, alimentación sana, Constelaciones, etc…solo lo son si fluyen de este modo, si son flores silvestres que me encuentro, me entregan su aroma y sigo. El mismo recurso siendo “necesario”, “sistemático”, dependiente de la persona que guía….pasa a ser una esclavitud.

Estos maestros escasean en el mundo humano, pocas personas están dispuestas a desaparecer y decirte “Tómate tú, toma tu guía” y muchos menos son los que te lo dicen no con palabras sino con sus actos. A pesar de ello existen….por contra muchos humanos disfrutan sintiendo que son algo, que hacen algo, que controlan algo “valioso”, “sagrado” se convierten en reclutadores de personas dependientes que hay que salvar,  instruir, es así. Durante un tiempo es así, hasta que el Cielo dice “hasta aquí hemos llegado”, en ese momento si el Maestro no se ha hecho el Harakiri lo matas tú porque tu Ser avanza y ya no te sirve la zapatilla vieja, gastada, cien mil veces usada que te quiere poner, tú tienes tus propios pies, tus propias zapatillas, nadie te las pone….llegado el momento las sientes, sientes que fluyes de modo Natural por cualquier Camino.

En el Mundo físico la Naturaleza ejerce de modo magistral el «Desvanecimiento de la Importancia». La imagen que acompaña este texto la tomé hoy mismo, en un pequeño camino franqueado por árboles en Santa Cristina (Oleiros-Coruña). En cuanto me coloco bajo esos árboles siento serenidad, jamás se han dado importancia, nada hacen hacia mi y cada día me enseñan que se alimentan de lo que hay, crecen hacia la Luz, soportan todas las condiciones y todo lo hacen sin saber nada, abriendo paso a la Energía a través de su Naturaleza.

Doy gracias a todos los Maestros y herramientas valiosos que aparecieron en mi Vida y se fueron borrando para mostrar su verdadera valía, recordarme que lo que soy me habita, envuelve y abre mi Camino de modo libre.

Comparte

EvaTiuanki

Posts Relacionados

ESCRIBIENTE 141

ESCRIBIENTE 141

MATERIALIZAR….CIELO EN LA TIERRA.

MATERIALIZAR….CIELO EN LA TIERRA.

Constel….Arte, trabajo de Amor.

Constel….Arte, trabajo de Amor.

La fuerza del discernimiento

La fuerza del discernimiento

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *